Contar sin parar

21 julio 2007

Viajes


Hay viajes rutinarios, viajes interesantes, viajes innecesarios, viajes divertidos, viajes agotadores... y viajes que te han buscado a ti sin que tú lo supieras.

Nunca he sido mitómano de ninguna ciudad, nunca he tenido pensado "algún día tengo que ir a ...". No. Y de repente, sin planearlo con años ni con meses de antelación, aparece Nueva York ante ti. Es espectacular, claro.

Lo primero que vi, llegando por carretera, fue el Bronx. Es feo. Feo, con todas las letras. Tendrá el encanto que le han dado las películas y una vida muy interesante, sin duda. Es más, seguro que adentrándose, hay rincones donde perderse. Pero estéticamente, desde la carretera, podría ser cualquier barrio del extrarradio de cualquier ciudad.

Aterrizas en Chinatown. La primera impresión es la de estar en una película, sensación que se repetirá una y otra vez, porque hemos visto casi todo Nueva York en el cine. Por ejemplo, si rodeas el reservoir de Central Park, tendrás la sensación de que en cualquier momento puede aparecer Woody Allen gesticulando y subiéndose las gafas, mientras habla con la actriz 30 años más joven que él, de cualquiera de sus películas.

El metro, sorprendentemente viejo y de incómodo acceso, y tremendamente eficaz sin embargo. Te bajas y lo primero que oyes es un insulto de un ciclista hacia un taxista que se le ha cruzado. Y te dices a ti mismo, definitivamente estoy en Nueva York. Y te sorprendes cuando te das cuenta de que te sientes como en casa. Sales a buscar una farmacia sin tener ni siquiera un plano, cruzas las calles como un neoyorquino de toda la vida XD, o le coges el punto al sistema del metro en un día.

Eso es lo que más me ha sorprendido, sentirme tan a gusto. Se supone que es una ciudad hostil, y lo es, aunque te dan más codazos y pisotones cruzando la pasarela de Atocha Renfe en hora punta, que en la Quinta Avenida. Pero también es acogedora. No acogedora en el sentido que se aplica a una casa rural con chimenea, no. Si no acogedora en el sentido de que eres uno más entre millones que se sienten como tú, uno más. No sé, tampoco es cuestión de teorizar sobre una ciudad que ha visitado medio planeta.

Volver, sabes que algún día volverás. Pronto, espero.

En definitiva, he comido perritos y pretzels en Central Park, me he empapado -por comer canapés gratis- con la típica tormenta de verano neoyorquina inesperada y breve; he salido a tomar algo por el East Village; he comido langosta con babero ;), la pobre...; he montado en bici después de X años, incluso he pisado Staten Island, no sé muy bien para qué, pero lo he hecho; he viajado en coche por carretera; he desayunado con sirope de arce; etc... Me ha faltado ir a un partido de beisbol (y tantas otras cosas). Lo dejaremos para la próxima visita. Y fotos, he hecho muchas fotos, porque no quería perder en algún rincón de mi memoria, los momentos de mi primer viaje a EE.UU.

6 Comments:

At dom. jul. 22, 08:52:00 p. m. 2007, Blogger zarevitz said...

Ay, qué ganas tengo... en un mes, estaremos allí. :-)

 
At mié. jul. 25, 01:23:00 a. m. 2007, Blogger Sr Vodka said...

Casi como labordeta... jaja. Yo hasta sabe Dior cuando no me podré dar un viajecito de esos. Me conformo con el viaje a Salou en setiembre.

 
At mié. jul. 25, 04:31:00 p. m. 2007, Anonymous Anónimo said...

Uno que viene y otro que se va. Envidia dais, coñe.

El trayecto más largo que tengo pensado hacer es el que cubre la línea de autobuses Cartagena - La Manga :(

 
At mié. jul. 25, 04:44:00 p. m. 2007, Anonymous Anónimo said...

Otra que se apunta al carro de los envidiosos, si diox no lo remedia mis vacaciones se van a reducir a bañarme en el agua de mi piscina por el día y en alcohol de dudosa calidad por la noche. msh! xD

 
At jue. jul. 26, 05:47:00 p. m. 2007, Blogger apañao said...

Yo también te envidio peluche, porque yo sí que tengo una lista bastante amplia de sitios que quiero visitar más o menos... YA. La suerte es que NY no está entre ellos, porque entonces te envidiaría el doble...

 
At jue. jul. 26, 09:58:00 p. m. 2007, Anonymous Anónimo said...

Oye, que guay el blog, macho tas superao normemente!!

Dejad de viajar y sufrir currando en agosto a 45 grados que es de lo más arriesgado y emocionante...

yo si marcho al extranjero me llevo una libreta y un lapiz, así me entiendo mejor... el diciopinta es mi vida.

coda

 

Publicar un comentario

<< Home