Contar sin parar

06 marzo 2008

En la sala de espera del médico - esa gran fuente de historias costumbristas- una mujer se queja de haber estado esperando 9 horas en Urgencias para que le dieran un calmante por una infección urinaria. Y se queja el mismo día que ha pedido cita urgente con el médico de cabecera para que vea unas radiografías. Obviamente no entiende el concepto de urgencia, pero ¿cómo le explicas eso - y para qué- a alguien que en el mismo monólogo menciona que su familia (nuclear) tiene 10 pisos como si fuese lo más normal del mundo?

Al salir por la mañana, en el portal de tu casa te encuentras un reguero de sangre, sin rastro de quien debe estar medio desangrado. A la vuelta te enteras de que un vecino ha apuñalado a otro. Y reconstruyendo lo que te cuentan los vecinos, te das cuenta que has debido pasar a unos metros del apuñalado sin verlo entre los coches (¿y si se hubiese muerto?) justo minutos después de que haya sucedido todo. Y te sube por el estómago una náusea.

Durante esa misma vuelta a casa en el Metro, tres adolescentes hablan como si tal cosa de dónde se lleva mejor una 9mm, por su ligereza, si en un multibolsillo de los pantalones o en la rabadilla. Y no, no lo hacen de broma.

Así que, ¿Zapatero o Rajoy?

Fuck the world.

1 Comments:

At mar. mar. 18, 05:03:00 p. m. 2008, Blogger Apañao said...

Coño tío dónde vives?, regueros de sangre, 9 mm, aquí lo más llamativo es que cuando a alguien se le cae la ropa colgada a la calle, se la cuelgan en el portal para que la cojas. Asi que te puedes encontrar una camiseta, unas bragas o una faja.

 

Publicar un comentario

<< Home